Examen ortografía PN

La situación es la siguiente, imagínate llevar muchos meses de preparación, ilusión y sacrificio para cumplir un gran objetivo. Imagínate que vas superando pruebas, exámenes y demás y te vas acercando al por tanto tiempo anhelado sueño. Imagínate ahora que uno de los últimos escollos es un examen de ortografía para Policía Nacional, al cual te presentas más que correctamente preparado.

Por último imagínate que este ejercicio que “tiene por objeto conocer sus conocimientos sobre ortografía” está repleto de cultismos, términos arcaicos y anglicismo. Términos ridículamente en desuso que no has leído jamás.

¿Cómo te quedarías?

100 palabras en ocho minutos y decidir cuáles son correctas y cuáles no. Hasta aquí todo normal. Pero cuando esas palabras  que tienes que señalar como correctas o incorrectas son del calado de ‘claraboya’, ‘cián’, ‘yuyo’, ‘champurrear’ o ‘carriño’, ahí arranca la polémica.

La prueba de ortografía para los aspirantes a Policía Nacional ha sido anulada por orden del Ministerio de Interior. La decisión se ha adoptado tras las quejas recibidas por los aspirantes a ocupar una de las casi 2.700 plazas de la escala básica de policía que se examinaron el 14 de enero de esta prueba, y las críticas de muchos de estos opositores ante la “dificultad” que entrañaba el test y el elevadísimo número de personas que no lograron aprobar el test. La resolución de retirar la prueba viene dada por “no cumplir con los requisitos establecidos en la convocatoria”.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP), mayoritario en el cuerpo, denunció la prueba porque no evaluaba “el nivel de competencia de los alumnos” y porque, según informa en su página web tras la anulación de la misma, la selección de palabras del examen incluía términos que “jamás se utilizan en la labor policial y son de uso reservado a eruditos”.
Tras la anulación de la prueba ortográfica, el comisario principal de la Policía Nacional, Carlos Lobato, ha dejado el cargo “a petición propia” como jefe de la División de Formación y Perfeccionamiento de la Dirección General de la Policía.

Desde aquí todo nuestro apoyo a los opositores. Serán ellos los que en los próximos días se enfrenten a la última criba que decidirá quién acudirá finalmente a la Academia de Ávila, antesala del sueño definitivo de convertirse en policía. Ya no se tendrá en cuenta si supieron si ‘bes’, ‘duunvirato’ o ‘aruñar’ estaban correctamente escritos…..